¿Procede demanda de prescripción adquisitiva de dominio cuando la posesión fue ejercida en mérito de un derecho de uso y de habitación?

Corte Superior de Justicia de la República
Sala Civil Transitoria

Casación N.º 4458-2018, Lima

Demanda

El demandante interpone demanda sobre prescripción adquisitiva de dominio a fin de que se le declare como propietario del inmueble ubicado en el distrito de Jesús María, en mérito a los siguientes argumentos: a) comenzó a poseer el inmueble desde el año 1943, cuando su madre y su pareja (el titular del inmueble, quien falleció en el año 1954) lo llevaron a vivir con ellos; b) al producirse el fallecimiento de su madre en el año 1985, continuó poseyendo el inmueble como propietario de manera pacífica, continua y pública; y, c) agrega que no se requiere contabilizar el periodo de posesión de su madre, pues desde su muerte transcurrieron diez años de posesión.

Contestación

La demandada contesta la demanda bajo los siguientes argumentos: a) el titular del inmueble, mediante testamento, dispuso sus bienes a favor de sus sobrinos como sus únicos y universales herederos, siendo uno de ellos el padre de la demandada. Al fallecimiento de su padre, la demandada y su madre son declaradas judicialmente herederas universales; b) al fallecer su madre, la demandada es declarada como única heredera, convirtiéndose en copropietaria del inmueble; c) señala que el demandante ocupaba el inmueble como precario; y, d) que en el año 1999, interpuso una demanda de desalojo por posesión precaria contra el demandante.

Primera instancia

Se declaró FUNDADA la demanda sobre la base de los siguientes fundamentos: a) de los medios probatorios presentados (carné de estudiante y libreta de notas del demandante, y la libreta electoral de su madre) no se aprecia que la madre del demandante poseyó el inmueble durante treinta años; b) una factura es insuficiente para acreditar los treinta años de posesión; c) el domicilio consignado en  la partida de defunción del propietario, no genera certeza que la posesión del mismo se haya iniciado en el año 1954; d) no se acredita que la madre del demandante poseyó el inmueble como propietaria desde el fallecimiento del titular; e) se evidencia que el demandante actuó como propietario al celebrar un contrato de arrendamiento sobre el bien inmueble materia de litis; asimismo, adjunta como prueba recibos, contrato de alquiler, comprobante de pago de impuestos; f) existen denuncias policiales respecto a hechos ocurridos en el inmueble, demostrando así una posesión continua, pacífica y pública; y, g) la demanda sobre desalojo se interpuso luego de los diez años de posesión del demandante.

Segunda instancia

Se REVOCÓ la sentencia de primera instancia y se declaró INFUNDADA bajo los siguientes fundamentos: a) los medios de prueba aportados por el demandante no tenían como finalidad acreditar la posesión de su madre; b) si bien se aprecia en el carné de estudiante y en la libreta escolar que el demandante habitaba en el inmueble desde 1954, esto no evidencia la posesión del inmueble como propietario; c) el comprobante del impuesto predial, la declaración jurada de autovalúo, el contrato de alquiler acredita la posesión del demandante como propietario desde el año 1989; d) la demanda de desalojo interpuesta contra el demandante interrumpe el plazo de prescripción, por lo tanto, la posesión dejó de ser pacífica; y, e) el demandante fue desalojado en razón a la sentencia que expidió el juzgado.

Corte Suprema:

El supremo tribunal expone los siguientes argumentos: a) el demandante no poseía el inmueble como propietario, debido a la existencia de dependencia respecto a su madre, quien poseía el inmueble luego del fallecimiento del titular del bien. Asimismo, luego del fallecimiento de la madre, el comprobante de pago del impuesto predial de fecha 21 de febrero de 1989 es el documento más antiguo que acredita la posesión como propietario; por lo tanto, a partir de esa fecha se inicia el cómputo del plazo de los diez años de posesión exigidos en el Código Civil; b) la posesión que venía ejerciendo el demandante era en mérito de un derecho de uso y habitación que el propietario le había otorgado a su madre y que le era extensible a él, por lo tanto, al demostrarse la ausencia de posesión como propietario no puede prosperar la prescripción adquisitiva de dominio, conforme a los artículos 952 y 953 del Código Civil; y, c) el comprobante de pago del impuesto predial no extingue el derecho de uso y habitación inicialmente otorgado por el propietario.

Sentencia:

Se declaró INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por la sucesión procesal del demandante; en consecuencia, NO CASARON la sentencia de vista.

Compartir:

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on skype
Share on whatsapp
Share on email

Enlaces relacionados

Deja una respuesta